Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies

Close
Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Orden de Malta

Testimonio de Laura, voluntaria de los “Desayunos Atocha”

Madrid, 12/12/2016 


Tengo la suerte de pertenecer a una parroquia joven con mucha vida. Un domingo al mes participamos en el proyecto “Desayunos Atocha” que organiza la Orden de Malta. Este año son muchos los jóvenes que están en bachillerato o empezando sus carreras, los que quieren venir a repartir desayunos con nosotros, incluso tenemos lista de espera para que puedan venir todos. La mayoría se apuntan marcados por las experiencias vividas en los campos de trabajo del verano que, aún en noviembre, siguen transformando a uno por dentro.

Así el domingo comienza con un madrugón para estar a las 8:00h en Atocha. Nos encontramos con el resto de voluntarios en el patio de una parroquia céntrica de Madrid. Julio es acogida; contento de vernos, recibe con una broma a los chicos de “tres piedras” y se contagia de la alegría y la ilusión que traen los jóvenes a la mañana. Las noches previas, recoge cajas de pan y bollería que donan las panaderías, pues se sigue tirando mucha comida en perfecto estado que no se vende en el día.

Bajamos todo el material necesario del almacén y en el patio montamos dos carpas que nos resguardan y sirven de comedor improvisado. Unos calientan la leche y preparan las mesas, otros se encargan de preparar los platos con los dulces, mientras un tercer equipo hace bocadillos en una carrera contrarreloj para que todos puedan llevarse la comida de ese día. A las 8:30h comienzan a llegar los más madrugadores. Antes de abrir hacemos una breve oración y distribuimos los puestos de tareas para que todo marche con fluidez. La tarea es sencilla, se acude a las mesas cual camarero y se va sirviendo café o chocolate caliente con posibilidad de repetir.

Pero el desayuno es una mera excusa para el encuentro. Cuando van quedando asientos libres, se rompe la barrera que separa al voluntario de la realidad de la calle, y sentados en la misma mesa, en torno a un café se comparte vida. Son personas como tú y como yo, que un día acabaron al otro lado de la mesa, quizá golpeados por la crisis, el paro, divorcios, drogas, enfermedades mentales, malas decisiones… incluso abuelos solos que sencillamente vienen a ser escuchados.

Ya de vuelta en el coche, somos conscientes de que por dar desayunos no vamos a acabar con el hambre en el mundo ni a solucionar la vida a nadie. Pero Jesús nos repite sin cansarse “dadles vosotros de comer!” (Mc 6,37). Y cuando te quieres dar cuenta resulta que el alimentado eres tú y que una vez más la Palabra se ha hecho Vida.

Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Calle de la Flora 3 | 28013 | Madrid | España