Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies

Close
Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Orden de Malta

Testimonio de Araceli, peregrina a Santiago

Galicia, 17/11/2016 


¡BUEN CAMINO!

El pasado mes de agosto, la Orden de Malta dentro de su Proyecto para mantener un albergue adaptado a mitad del recorrido entre Navarra y Santiago, organizó una Peregrinación hasta la tumba del Apóstol desde Frómista en la que pudieran participar personas con discapacidad.

buen camino

Como cualquier Peregrinación, la experiencia de “hacer el Camino” siempre es única y especial. No importa las veces que se haya entrado en la Catedral o visto bailar al Botafumeiro, porque lo que importa es el motivo por el que se quiere llegar y todo lo que se encuentra y se deja en cada paso.
Si además, se tienen limitaciones físicas o se piensa “yo, no voy a poder, para mí, es imposible”, entonces, ya no hay palabras que puedan describir los sentimientos y sólo brotan lágrimas.

Con el fin de facilitar las cosas, se han recorrido tramos en furgoneta dejando las etapas más accesibles a las personas con silla de ruedas y los lugares más emblemáticos para la Orden para caminar y visitar.

img-20161025-wa0012

Sin embargo, no se ha podido impedir que al igual que al resto de peregrinos, nos saliesen ampollas, a unos en los pies, a otros causadas por el roce de los aparatos ortopédicos en el continuo botar sobre las piedras, pero ¿Qué es el Camino sin una ampolla?, el calor, el frio, la lluvia,… también forman parte de él.

Fuimos una “avanzadilla” de futuras Peregrinaciones a Santiago de Compostela con personas con discapacidad, por lo que aún quedan muchas cosas de las que hablar y mejorar: el tipo de silla y sobre todo de ruedas de estas, la adaptación de los albergues (cama y aseo), etapas y kilómetros a caminar, el número de peregrinos de apoyo cuando es necesario empujar e incluso, valorar las posibles consecuencias de algunas condiciones inherentes al Camino en ciertas discapacidades.

buen camino

Lo importante de la experiencia es que se ha hecho posible (aunque se tiene que adaptar un poco más) y hemos podido disfrutar de su ambiente entrañable, de los saludos de los que van a otro ritmo, descubrir que da igual de donde se venga porque todos vamos al mismo sitio y estamos dispuestos a ayudar al que camina a nuestro lado y a dejarnos acompañar y ayudar por otros.

El Camino, es como la Vida.
Muchas gracias a los que han caminado y caminan conmigo.

Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Calle de la Flora 3 | 28013 | Madrid | España