Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies

Close
Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Orden de Malta

Testimonio “Cercanos” – Compromiso a pie de calle

14/05/2018 


Cuando sales a la calle para Ayudar a aquellas personas que más lo necesitan, muchas cosas comienzan a cambiar en tu interior.

Jesús está en El Sagrario, cuando desgranamos un Versículo Palabra a Palabra, en medio de una Familia, en el consejo de un Amigo e incluso en la indicación que nos hace una persona Desconocida. Pero especialmente se Le encuentra en los Pobres y en los Enfermos. Él lo dejó dicho, nos lo recuerda siempre, y es una gran verdad.

Un día en el Comedor, hace ya algunos años, cuando uno de los comensales se iba a despedir, me cogió las dos manos, me miró a los ojos y me dio las gracias por estar allí ofreciendo mi ayuda a los Pobres. Su tacto me sorprendió. Cuando lo miré, vi algo que nunca he sabido describir. Solamente sé, que desde ese momento, todo comenzó a ser diferente.

Cada vez que salimos a la calle para ayudar a nuestros Señores, aquel momento se revive con mucha Intensidad. En la expresión de su rostro, en sus manos cansadas, en el brillo de sus ojos o en el tono de su voz,… hay algo especial. Ahí está Jesús! Algunas veces rezo con todas mis fuerzas para que todos puedan tener pronto una vida normal alejada de la angustia, del dolor y la indiferencia de cuantos pasan a su lado sin haber sentido nada.

… Qué distinta es la realidad siempre! En un primer instante, parece que nuestra Labor es pequeña y sin ninguna consecuencia positiva. Pero un día, cuando giras la vista hacia el suelo, te das cuenta que la semilla ha crecido un poquito. Que entre las grietas del cemento, asoma un pequeño tallo, que se asemeja a nuestra Fe y que nos hace crecer junto a las personas que más nos necesitan.

Una sopa y bocadillos calientes, un postre, algo de fruta, bollería, chocolate y café, son algunos de los alimentos preparados con mucho cariño por Hermanos y Amigos. En un primer momento, cargado de significado y emotividad, Compartimos entre nosotros este bonito Trabajo, y en medio de él, la Oración como principio fundamental y sustento de nuestro Carisma.

Al instante salimos a la calle, y poco a poco la densa oscuridad comienza a envolverlo todo y a llenarlo de sombras. En ese momento, nuestra Madre se convierte en Luz y nos acompaña en el coche. Vamos llegando a los diferentes lugares donde se encuentran nuestros Señores. Allí, en medio de la fría noche, observamos algún colchón sobre el suelo, varias mantas, una mochila, algunas pertenencias desordenadas, y silencio, mucho silencio. Este se rompe con nuestra llegada. Quienes no tienen nada y se alejan totalmente del ritmo de nuestras vidas, de repente sonríen, te dan la bienvenida, y con ese gesto tan sencillo, una lección de vida que nunca olvidarás.20171021_011546

Ya ha pasado tiempo y conocemos sus nombres, su dedicación antes de llegar a esta situación, sus lugares de origen, e incluso sus inquietudes sobre la vida y sus sueños. De las conversaciones y de cada palabra, se extrae un lenguaje pausado y lleno de sabiduría. De este, procuramos siempre aprender cada detalle escuchando atentamente. En ese preciso instante, te olvidas de todo, tu vida se detiene, y lo único que importa es la Persona que tienes delante de tus ojos. A ella tienes que ofrecerle tu mejor sonrisa, tu escucha y atención, y todo aquello que esté en tus manos para que te sienta Cercano. Quizá en ese momento Jesús está delante de ti, y si no ofreces todo lo que eres como persona para servir al Prójimo, puedes perder tu mejor oportunidad para seguir conociéndole un poco más y caminar hacia Él de su propia mano.

Quizá la vida nos haya puesto a cada uno en distintas situaciones, pero en la misma orilla. Lo importante es que las huellas que ambos dibujamos en la arena al caminar, tienen la misma dirección, y que junto a ellas, también observamos las de Jesús que nos acompaña en todo momento.

Gracias a nuestros Señores por todo lo que nos dan cada vez que acudimos a su Encuentro, y a todos los que Vivimos y Trabajamos en tantos lugares, bajo la protección de la Cruz del Hospital.

Alberto Sánchez

Voluntario

Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Fundación Hospitalaria de la Orden de Malta en España | CIF: G78135498 Calle de la Flora 3 | 28013 | Madrid | España